martes, 27 de enero de 2015

Mis 500 palabras- día 25- acerca de los humanos

Los seres humanos somos  unas criaturas muy curiosas; tenemos una sed insaciable de conocimiento, una curiosidad voraz que nos ha ayudado a sobrevivir y a moldear nuestras culturas a lo largo de las eras; fundamos civilizaciones,  creamos tecnología y manipulamos los recursos de la tierra a nuestro antojo; pero conforme  nuestra sociedad se vuelve más y más compleja, vamos olvidando nuestro origen, dejando de lado también nuestro porvenir.

¿Quiénes somos? Y ¿a dónde vamos? Son preguntas que suelen aplicarse a el ámbito  personal; ¿pero en conjunto, como especie, quiénes somos y  a dónde nos dirigimos ?. La ciencia y la historia oficial  nos cuentan nuestra aventura, ellos marcan el comienzo en las extensa sabana africana, donde pasamos un tiempo sobreviviendo a depredadores más grandes y fuertes que nosotros. La necesidad de sobrevivir y los cambios que se estaban dando en el planeta nos obligaron a movernos y esparcirnos por el mundo. Así nos separamos y diferentes familias o tribus fundaron las primeras comunidades que dieron origen a las primeras civilizaciones.

Según las religiones un Dios nos creó a su imagen y semejanza. Creó una pareja y de esta descendieron todos los seres humanos de hoy en día y cuyos hijos más queridos por su dios fundaron y dirigieron las  civilizaciones.

Si bien es poco probable que nuestro origen provenga de una sola pareja podemos tomar esa idea de forma metafórica, pues nos intenta decir que somos una gran familia, y si lo vemos de manera científica es, de alguna manera, correcto pues nuestra herencia genética debe provenir de algún grupo "primigenio" en concreto.

En cuanto asía dónde nos dirigimos como especie, pienso que tenemos dos caminos, por un lado la auto destrucción provocada por no corregir nuestros errores, situación por la que la mayoría se inclina; por otro lado pienso que de superar todas nuestras tendencias suicidas y maduremos como individuos, lo que llevará a la maduración como especie, nuestro destino inevitable serán las estrellas.

Los humanos somos una gran familia, juntos podemos extinguirnos  y  ser olvidados como lo hicieron  muchas criaturas más antes de nosotros; o podemos salir de nuestra hermosa canica azul y transformarnos en  los nómadas de las estrellas.

Por ahora somos una familia disfuncional; nos lastimamos entre nosotros, nos pisoteamos, nos engañamos, adoramos objetos y despreciamos  a nuestros congéneres; vivimos engañados y manipulados por los gobiernos y su dinero, por las iglesias y su dios; humanos ambiciosos y enfermos, pues solo un enfermo puede dañar y engañar a su familia,  se hicieron con el control y desde lo alto pretenden adiestrarnos cual manada de perros. Quieren moldearnos a su imagen y semejanza como creen que a ellos los moldeó su dios.

Nos hacen creer que su dinero lo compra todo; nos engañan para que estemos inconformes con lo que somos, nos dicen que somos defectuosos,  y luego nos venden sus productos que prometen corregir nuestros defectos; las religiones nos dicen que vendrá un salvador o que nos recompensará en la siguiente vida, mientras tienes que aguantar y aceptar la que ya te tocó, mientras tienes que dejar que te esclavicen, que se roben tu porvenir, no quieren que luches y crezcas, lo que quieren es que esperes a tu salvador o a la otra vida donde todo será mejor.

Quieren que les sedas la responsabilidad de tu vida y que los dejes manejarte  como su marioneta de carne; mientras no cambiemos, mientras no despertemos y nos demos cuenta que el salvador de nuestras vidas, el mesías, somos nosotros mismos, tú eres tú salvador, el camino de la extinción nos acechara con una de sus formas más humillantes: la autodestrucción.

Tú decides, ser tu salvador y contribuir a la ascensión de la especie al ser un mejor humano, o poner un grano de arena más en la balanza de la inmolación.

¿Seremos la especie que se creía muy especial pero que estupidamente terminó destruyéndose a sí misma? o; ¿seremos los  proximos viajeros de las estrellas ?.



Publicar un comentario en la entrada