domingo, 18 de enero de 2015

Mis 500 Palabras- Día 16- Más de Mitología Griega

Después de la guerra entre titanes y olímpicos, en donde los olímpicos resultaron triunfadores,  los dioses tomaron sus diferentes papeles; la disputa más importante fue entre los “tres grandes”, que no eran otros que Zeus, Poseidón y Hades; estos no decidían como repartirse el mundo, que constaba del reino de los cielos, los mares y océanos, y el reino de los muertos;  Discutían pues  Hades pretendía reclamar l reino de los cielos, anteriormente regido por cronos, él decía tener derecho a este pues  era el mayor de los hermanos, a lo que Zeus alegaba que de no ser por su intervención ellos dos estarían aun el estómago de su padre. Al final decidieron poner  su destino en manos de un juego de azar; Uno de ellos tomo tres palitos de diferentes tamaños y los metieron en una bolsa, entonces cada uno tomo un palo de la bolsa y así a Zeus le toco el reino de los cielos, coronándose como señor del universo y rey de los dioses, a Poseidón le toco el reino de los mares y océanos, convirtiéndose en rey de las criaturas marinas y señor de los secretos del océano, y a Hades le toco el inframundo, el lugar donde las almas de los mortales irían a pasar la eternidad. Hades nunca acepto su destino y siempre se sitio robado pues seguía creyendo  que le correspondía ser el rey de los dioses  por derecho de nacimiento.

Muchos de los titanes que fueron derrotados por los olímpicos fueron condenados a castigos por toda la eternidad, otros que eran menos peligrosos para los dioses fueron dejados libres; Prometeo era uno de esos titanes libres, a este le gustaba moldear figurillas de barro y pasar largos periodos de tiempo contemplando sus creaciones; un día Zeus encontró a Prometeo en uno de esos momentos de contemplación, el dios elogio al Titán por su habilidad artística pero le sugirió que sus creaciones serian mejores si tuvieran vida, entonces Zeus le dio el don de la vida a una de las esculturas. Zeus se llevó  a  la creación de Prometeo al olimpo y lo mantuvo ahí  hasta que los dioses se aburrieron de él y  fue devuelto a Prometeo. Este al ver menos preciada  su creación decidió robare la sabiduría a la diosa Atenea y su fuego a Hefesto, enseñándole al hombre a controlarlo y a sobrevivir.


Otra versión dice que los dioses decidieron poblar la tierra con un sinfín de criaturas; Prometeo fue el encargado de moldear las figuras animales de arcilla, su figura favorita fue el hombre, posteriormente los dioses le otorgaron diferentes dones a los animales; las aves volaron; los tigres, leones y lobos tenían garras y colmillos; los peses podían respirar bajo el agua; los monos columpiarse por los arboles  con su tremenda agilidad; pero al hombre lo dejaron para el final y al haberse agotado los dones ya no había que darle, por lo que dejaron solo y desnudo en un mundo hostil y lleno de fieras; Prometeo al ver esta injusticia decidió robar la sabiduría a Atenea y el fuego a Hefesto para enseñarle al hombre a ser superior a todos los demás animales a los que los dioses habían puesto por encima de su preciada creación.
Publicar un comentario