sábado, 24 de enero de 2015

Mis 500 palabras- Día 22- Yo y la Narrativa

Siempre me ha gustado contar historias, no es que sea el mejor haciéndolo, ya sea de forma oral o escrita, aunque soy mejor de forma escrita,  y tampoco puedo jactarme de haber nacido con el amor por los libros o con la literatura corriendo por las venas, pero lo que es cierto, es que nací con la curiosidad natural que todos los niños y niñas poseen sumando a esto el hecho de que mi familia no apago el fuego de mi curiosidad, como desgraciadamente suelen hacerlo muchos padres,  sino lo alimento lo suficiente como para hacerme un niño bastante  decidido a entender el mundo. Aprendí a leer y a hablar con prontitud, aunque no tanta para ser considerado un genio, recuerdo que mi madre me compraba revistas educativas, de las que hablan de animales y ciencia, y, aunque no podía leer todas las palabras, solía pasarme horas mirando las ilustraciones.

Mi encuentro con la narrativa fue a una edad temprana cuando los niños del barrio nos juntábamos algunas noches para contar historias de terror que, aunque afirmábamos que eran reales,   cada quien se inventaba. Muchas noches de este juego hicieron nacer en mí un amor  por la narrativa, ya fuera contar historias o escucharlas de alguien más. Me divertía escuchar lo que la gente tuviera que decir, por eso no me molestaba en acompañar a mi abuela a la iglesia pues para mi era un lugar donde te contaban historias entretenidas; tal vez por eso nunca he tomado en serio a la iglesia, porque para mi lo que predican siempre fue una historia como las que inventábamos, como los mitos y leyendas que tanto me gustan.

Fue hasta la secundaria cuando comenzó mi gusto por escribir, en un principio lo hacía para divertir a mis amigos de entonces, posteriormente lo hice para llenar mi deseo de hacer algo; siempre mi curiosidad me lleva a querer aprender más y más temas por diversión; no lo se, es natural en mí.

Ya en mis años de preparatoria abrí este y otro blog en los que empecé a publicar mis escritos, poemas y demás composiciones; está de más decir que tambien tengo un gran amor por la lectura y que esta ha alimentado aún más mi deseo de contar historias; se que aun me falta mucho camino por recorrer en este arte pero estoy seguro que cada paso que de me llevara a mejorar.

En un futuro no espero la fama y el triunfo en la literatura; a mi solo me interesa aprender y crecer.  Tratare de publicar  los libros que pueda, si venden o no esta bien, si gustan o no también; el chiste es hacerlo. Veo el arte de narrar y escribir como una forma de expresar lo que tu eres y no como una manera de buscar fama o riqueza, como actualmente lo ve mucha gente,  es una forma de crecer y aprender de las experiencias de los personajes que creas. Los personajes que creas son parte de ti y puedes aprender de lo que tu plasmas en ellos.
Pienso tomar este oficio como una parte de mi vida y trabajar en el hasta que  por causas de la edad ya no pueda escribir ni una palabra; tengo 25 años, ya veremos cómo estaré a los 40 o a los 80, yo seguiré escribiendo aunque sean puras incoherencias.
Publicar un comentario