sábado, 3 de enero de 2015

Mis 500 Palabras- 3 de enero de 2015 - La casa de los Abuelos parte 1

Hace un par de días que vi en en Internet lo siguiente:

El reto es simple: escribe 500 palabras diarias durante 31 días y que el mundo sea partícipe del frenesí y de cómo tu hábito escrito aumenta y en el mejor de los casos mejora. Las propuestas van desde "el mejor día de tu vida", hasta "miente", "confiesa" o "cuenta una historia a través de la visión de alguien más". La idea fue obtenida de la página http://goinswriter.com/my500words/ y pretende hacerse pública a través de esta plataforma. ¿Te unes al reto? Las publicaciones iniciarán el 27 de diciembre de 2014.
Enlace original: http://www.wattpad.com/story/29267650-my500words
Puede que sea algo tarde para entrar oficialmente al reto pero como, valga la redundancia, reto personal lo haré.Iniciando el 3 de enero de 2015 y terminando el 3 de Febrero de 2015. Deseenme suerte.
Por eso he aquí mis primeras 500 palabras describiendo la casa de mis abuelos.
Hoy recordare la casa de  mis abuelos, la primera casa que recuerdo, esta se encuentra en Potrero Nuevo municipio de Atoyac en el estado Veracruz, México; Lo que más recuerdo son un par de árboles que flanquean la entrada al patio frontal de la casa, ambos  más altos que la casa, uno de ellos tiene un tronco grisáceo, sus hojas son delgadas y alargadas, la característica  que más me viene a la memoria es que este árbol, cuyo nombre ignoro hasta la fecha, dejaba caer unas vainas que al abrirse soltaban una especie de semillas en forma de pelusa transparente parecidas a escamas de pez y el cascaron quedaban en forma de lancha, lo cual daba grandes oportunidades de diversión a mi yo infantil;  el segundo árbol  era un zapote negro, tiene  un tronco negro/verdoso, hojas anchas y regordetas además da un fruto parecido a un tomate negro que tiene un sabor muy dulce; bajo el primer árbol hay una banca de piedra  colocada de tal manera que el tronco sirva como respaldo mientras  bajo la sombra  del zapote hay un montón de sobrantes de material para construcción cubiertos con una lona que a veces recuerdo gris y a veces recuerdo azul.
Adentrándonos más en el patio frontal hay una cerca  de una especie de planta espinosa  que en primavera da un fruto del tamaño de una cereza, de color naranja y de sabor cítrico; en el patio frontal hay varios árboles y arbustos más, recuerdo hojas rosadas y un par de pistilos,  también recuerdo un guanábano, que obviamente daba guanábanas,  recuerdo lagartijas corretear por el patio.

Al entrar en la casa te topas con la sala, un trió de sofás contemplan el televisor y un par de retratos de ancestros contemplan a estos;  apenas un par de pasos  adelante y llegas al comedor, una mesa para seis espera que ocupes alguna de sus sillas, junto a estas el refrigerador mantienen frías las bebidas  y  evita que la carne y el queso pasen a mejor vida; Justo al frente está la cocina y con todas las sartenes y chácharas;  a la derecha se encuentran los cuartos. El primero es donde duermen los abuelos, tiene dos camas y un closet, también un par de ventanas que dan una gran vista a la calle y al terreno de enfrente; encima del closet está el legendario baúl de los recuerdos que esconde fotografías y objetos de la infancia de mis tíos, primos y mía. Junto al cuarto de mis abuelos está el cuarto para visitas, este cuenta con dos camas y un armario pequeño además de una cómoda especial para guardar abrigos y una meza para que el invitado pueda hacer sus tareas sin salir de la habitación; justo  frente a la puerta del cuarto de invitados está el lavabo donde uno se puede lavar la cara, los dientes o las manos;  junto a este está la puerta del baño donde están el trono de porcelana y la regadera con accesorios y todo.

Continua mañana en parte 2.
Publicar un comentario en la entrada