lunes, 8 de junio de 2015

Sin objetivo

el silencio se escapa en la ciudad
aquí rara vez se puede tener un momento de paz
los coches fluyen por las avenidas
hacen ruido y sueltan smog sin piedad

a veces te cambian el horario
según para ahorrar energía
así que ahora son las tres
aunque ayer eran las cuatro  

parejas caminan por las calles
tomados de las manos
sincronizando inconscientemente sus pasos 
yo llevo las manos en los bolsillos 

los cafés están llenos
la gente se apelotona en todos lados
humanos a diestra y siniestra
humanos a toda hora

los miro y  me siento aparte
aunque estoy hecho de la misma carne,
no me siento identificado 
quizá sea un marginado

me hundo en el pasto del parque
bajo los arboles siento el fresco de la tarde
estaré aquí hasta que llegue la noche,
hasta que llegue la noche

mi carne me pide comida
con un gruñido de tripas
salgo a buscarla con tranquilidad
como lo hago todos los días

hay  necesidades fisiológicas que satisfacer 
quizá también las emocionales 
no estoy muy seguro
tampoco lo estoy  de ser humano.








Publicar un comentario en la entrada