domingo, 7 de junio de 2015

Cuestión de Azar

La vida es aleatoria, como este texto, tenemos suerte de nacer completos o cuerdos; es cuestión de suerte y geografía ser cristianos, católicos, musulmanes o  budistas así como también lo es el ser comunistas o capitalistas. Estás aquí porque la aleatoriedad de los factores de la concepción lograron que el esperma adecuado se fundiera con el ovulo exacto, de lo contrario ¿serias tu?.

Muchos dicen que solo sobrevive el más fuerte o el que se adapta mejor; pero la verdad es que solo sobrevive el más afortunado; rico, pobre o clase media, nacer así es también suerte pero morir así es tu decisión.

Conocer a tus amigos también es cuestión de azar, fácilmente la vida podría haberte puesto a otras personas a tu alrededor, toda una plantilla y alineación diferente; la aleatoriedad de los eventos de tu vida te ha conducido por el camino que recorres justo ahora ¿alguna decisión tuya llevo a la desgracia a alguien?; un dicho irlandés dice que en el juego de  la vida no hay que esperar a que te toquen las mejores cartas sino jugar con inteligencia  las que te han dado. La vida es aleatoria, tu capacidad de decidir y actuar es un factor mismo de esa aleatoriedad; es como darle un giro más a la ruleta, como tirar los dados, a veces el plan funciona y aveces hay que saltar por la borda.

Los humanos luchamos contra esa aleatoriedad por naturaleza, buscamos imponer al mundo el orden que mora en nuestras cabezas; maniaticamente diseccionamos todo lo que está a nuestro alcance, establecemos normas y leyes a la naturaleza; es en lo personal cuando mucho de nuestro orden artificial se descontrola pues como individuos no podemos parar la ruleta  del mundo que nos abruma.Tontamente planeamos y esperamos que la realidad  marche según nuestros planes y nos resulta cruel descubrir que al universo aleatorio le importan poco nuestros planes, aspiraciones o sueños, entonces la neurosis nos abruma, nos enoja, nos hunde, a nosotros unas criaturas tan frágiles al paso del tiempo, estos seres que no entienden la aleatoriedad del universo y que la ven como un repugnante caos; pero de nada sirve patalear o enfadarse, la ruleta sigue girando y no podemos detenerla.

La vida es aleatoria hasta el momento mismo de la muerte; después nadie sabe lo que viene por lo que se trata de una nueva cuestión del azar;  morir tranquilo, morir violentamente o morir sin darte cuenta es cuestión de suerte una vez más; ir al cielo, al infierno o reencarnar también es probabilidad, así como no ir a ningún lugar.  El hecho de no saber que viene después nos asusta, siempre estamos a merced del miedo a lo desconocido y a lo extraño, a todo aquello que esta por encima del orden de nuestra razón.

Nuestra realidad es una ilusión, un espejismo creado al recopilar información con nuestros sentidos y al procesarla con nuestros cerebros; la realidad es un intento de nuestra mente por darle un orden a toda la aleatoriedad que nos rodea, ¿Cómo sería el mundo si lo viéramos tal cual es?¿cómo lo experimentáramos si nuestros sentidos captaran todo y no lo poco que captan? seguramente nos volveríamos locos o aleatorios. 
Publicar un comentario en la entrada