sábado, 13 de junio de 2015

conflicto humano

El conflicto humano nace de una diferencia, de una división artificial que evita que veamos a los otros como iguales;Muchas de esas divisiones artificiales son evidentes y fáciles de adivinar: la religión, la ideología política o la clase social son los estratos en los que se divide habitualmente la masa humana. 

Desde que tenemos uso de razón nuestros padres, sin mala intención, nos inculcan ideas que nos condicionan para la vida adulta; una de esas ideas nos marca toda la vida, esta es la diferenciación entre hombres y mujeres, los padres siempre le dicen a los niños los juegos que deben jugar los niños, los colores que son de niños y las actitudes que son de niños(cuantas veces no le dijeron aun niño "los niños no lloran"), de igual manera se le imponen a las niñas los juguetes, colores y actitudes que, según los adultos, pertenecen a su genero; a partir de este momento el niño y la niña se dejan de ver como semejantes, se crea una división inconsciente donde alguien que era un semejante pasa a ser un niño o una niña y por ende dejan de verse como iguales; desde entonces el hombre y  la mujer se dejan de ver como humanos semejantes y pasan a pertenecer a grupos "diferentes", naciendo así todo conflicto entre hombre y mujer. Hay todo un mundo diseñado para cada uno de donde no pueden salir sin ser mal vistos por sus semejantes de genero; los hombres no ven a las mujeres como humanos sino como seres aparte y las mujeres los ven de la misma forma. Ha un dicho que va así: los hombres vienen de marte y las mujeres de venus. Es verdad que somos diferentes biológica y psicologicamente pero eso no nos quita lo humanos, la etiqueta de hombre y mujer forma parte del proceso de división al que nos vemos sometidos pues nos educan para ser hombres o mujeres pero no para ser humanos.

Es el mismo caso para el patriotismo, las ideas religiosas, las actitudes deportivas y muchas de las interacciones sociales que nos parecen normales; todas van encaminadas a hacernos olvidar que somos humanos: el patriotismo te pone a la nación, una idea artificial, por encima de tu humanidad y terminas siendo mexicano, australiano, americano, español o cualquier otra nacionalidad, olvidándote así de ser humano; la religiosidad nos hace hijos de dios al cual defendemos sobre todas las cosas, incluso de otros humanos que creen en otros dioses; justas deportivas, modas, gustos musicales, todo busca que te cuelgues una etiqueta, cual sea menos la de "humano"; de esta manera tu eres, digamos, fulano, de tal país, seguidor de x religión y fanático de la música country; cada etiqueta te aleja de tu humanidad y de tus semejantes provocando así el aparentemente eterno conflicto humano.





Publicar un comentario