lunes, 24 de marzo de 2014

Quejas



Tengo la costumbre de  quejarme, de ver con mala cara(bien merecida) la porquería que es el gobierno de mi país, el gobierno mundial  y la senda de destrucción e intolerancia por la que nos guían; me molesta las actitudes cada ves menos racionales que adopta la gente; que al conocer cada día menos  la historia  que nos precedió se este cayendo de nuevo en errores que se creían casi sofocados(racismo, intolerancia, fanatismo religioso); y es que en un mundo en que los valores, principios y virtudes se han empobrecido tanto que en ocasiones llegan a ser motivos de burla; donde el dinero te da acceso a la buena salud, a la educación de calidad, a la credibilidad, al respeto y a la justicia(¿cuantas veces no hemos visto en las noticias un caso de estos?); aquí donde oprime la mano del fanatismo al dinero, al poder y la  sumisión absoluta a las creencias y malas costumbres que se hacen en nombre de Dios;  aquí donde se premia la credulidad y obediencia  y se castiga la disidencia y el cuestionarse lo establecido; en un mundo así me cuesta mucho, mucho en verdad, no quejarme, no estar agrio casi al extremo de la misantropía.

Pero a pesar de todo soy un necio, y guardo un poco de esperanza(que en ocasiones es algo tonto pues una persona no puede vivir de esperanza); Se que con quejarme  no soluciona nada, que el  mundo no cambiara y mucho menos las personas, pero, citando  a Confucio,"es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad"; es hora de dejar de quejarme, de dejar de quejarnos, de culpar al presiente, al sistema y a los ineptos que andan ahí afuera;  es hora de ser una vela en el océano de oscuridad; el bien, el mal , Dios , Satanás, el caos, el orden, el bien y el mal todo eso esta en el interior de cada individuo y el malestar de o bienestar de la sociedad  dependen del bienestar o malestar individual(hay quienes dicen que el núcleo de la sociedad es la familia, yo creo que es el individuo); por esa razón debemos comprendernos mejor, superarnos a nosotros mismos y no a los demás como no han enseñado(la sociedad debe dejar de orientarse a la competencia y empezar a orientarse a la cooperación, pero ese es otro tema);  encendamos nuestra vela e iluminemos la oscuridad del mundo, pues podemos crecer como especie y viajar por el universo o  extinguirnos como una criatura más que fue pasajera en esta tierra.


Publicar un comentario en la entrada