martes, 16 de octubre de 2012

El país donde no llueve.


-La lluvia cae desde hace días-
-Es por que estamos en  época de lluvias; no es la mejor época para visitar el bosque; ¿supongo que este clima es mejor que el del lugar que vienes?- la piel morena y requemada de la joven mujer rebelaba su procedencia tropical.
-si; eso creo- la joven mira la lluvia con melancolía.
-la lluvia siempre pone a la gente melancólica; ¿no crees?- Arnulfo  mira a la joven extraña, ella tiene un atractivo que rara vez se ve por estas boscosas montañas.
-¿no lo se?; de donde vengo nunca llueve- ella responde de forma indiferente, parece estar mas interesada en la lluvia.
-jajaja no te creo; no hay lugar donde no llueva; ¡incluso en los desiertos llueve de ves en cuando!-Arnulfo se siente ofendido con la indiferencia de la muchacha.
-No tienes que creerme; solo es así- ella mira caer la lluvia.
-¿y de donde vienes? ¿Si se puede saber?- La curiosidad del joven lo obliga a preguntar.
-De un país donde no llueve; por eso mis padres me pusieron Lluvia; ellos viajaban y cuando regresaban solían contarle a la gente de las maravillas del mundo y de lo bella que es la lluvia- Lluvia extiende su mano hasta tocar el frio vidrio de la ventana.
-¿y tus padre..- Arnulfo se ve interrumpido por la mirada de Lluvia que ha dejado de mirar por la ventana  y lo observa fijamente.
-Mis padres son muy viejos y ya no pueden viajar;  por eso ahora viajo yo; para saber como es el mundo y así, cuando vuelva, poder contarle a los niños como es la tierra.- al terminar estas palabras Lluvia regresa su atención a la ventana.
-Discúlpame por ser tan molesto pero debó preguntar… ¿Por qué no llueve en tu país?- El joven Arnulfo se siente consumido por la curiosidad que este tema le produce.
-Nadie sabe-La joven mujer lo mira; hay tristeza en su mirada.-mis bisabuelos, mis abuelos y mis padres trataron de descubrirlo, pero ninguno logro saber porque no llueve en casa-Un profundo suspiro se escapa de la profundidad del alma de lluvia.
El sonido de la lluvia llena el aire y un largo silencio entre Arnulfo y lluvia permite apreciarle aun mas; es como si le subieran el volumen al agua que cae sobre el techo; sobre las copas de los arboles; sobre todo. Arnulfo se siente apenado.
Lluvia se aleja de la ventana y camina asía la puerta; sale de la cabaña y corre asta el frente, en un pequeño prado; es la primera ves que siente la lluvia caer sobre su rostro; tan fría; tan húmeda; tan viva. Nunca se había sentido tan viva, es como si su piel morena y requemada se llenara de vida; como si la Lluvia sanara sus heridas.
Adentro Arnulfo la mira – Lluvia- se escapa de sus labios.
Publicar un comentario en la entrada