jueves, 21 de agosto de 2014

los laberintos de las calles

es curioso 
quedar prendido
de una imagen, 
de una sonrisa
o de cierto gozo;
quedar atropellado 
como letras fuera del margen 
noqueado  en mi esquina
mientras tu ríes sin preocuparte.
es curioso
que dar prendido
de tu imagen,
mientras desfilas
por los laberintos de las calles;
y que aunque camines
y camine
la distancia no sea mas corta,
pero tal vez 
no quieras que sea más corta 
y por eso cierras tus ventanales
y pones mosquiteros a las puertas
para que no entren los colibríes 
a tomar tus queridas flores 
y así no tener que correr
a los laberintos de las calles 

 


Publicar un comentario