martes, 16 de septiembre de 2014

Pendulo

Los estados de animo son como un péndulo que oscila entre lo negativo y lo positivo; entre lo placentero y lo doloroso; entre la sima y el fondo de la mente humana. Vivimos un tiempo en el que se trata de conseguir el mayor placer, la mayor comodidad, la mayor ganancia o el mejor lugar; todo esto con el minimo esfuerzo, dolor, sacrificio o inversión; somos acaparadores de objetos, de ideas, de personas, de emociones, de placer etc.

Es esa la causa de la infelicidad de nuestros tiempos, del estrés y de las neurosis; tratamos de llevar el péndulo a la escala positiva más alta que podamos mientras ignoramos, o  fingimos ignorar, el péndulo oscilará de regreso hacia lo negativo con el mismo impulso y fuerza con el que lo llevamos a lo positivó: un tiempo de euforia seguido de un bajón de
presivo; entregarse al placer para después llenarse de culapa; amar demasiado para terminar odiando demasiado; entregarse sin reservas para ser traicionado; buscar la riqueza material  para terminar siendo esclavo de esta.

La felicidad esta en el punto medio, donde el péndulo no llega a los extremos; donde obtienes la alegría necesaria, y no toda la que puedas acaparar; donde tomas el placer necesario y no todo el que te ofrescan; donde amas lo adecuado, y al final no acabas recentido.

El secreto es tomar lo necesario, ni más ni menos, porque cuando haces oscilar el péndulo solo lo necesario te entrega lo adecuado, y cuado este oscilé de regreso a lo negativo también sera lo adecuado; y al ser lo adecuado podrás aceptarlo y dejarlo atrás fácilmente.

Publicar un comentario