sábado, 28 de julio de 2012

El heroe y el Grendel


Hace algunos siglos, cuando las leyendas eran mas que simples cuentos infantiles, fue fundada la aldea de los viajantes; justo entre las bosque del sur, la ciénaga del norte, el gran lago y las cavernas de la noche; era un lugar rico en recursos y en belleza natural ; después de la fundación de la aldea  hubo un periodo de paz que duro durante cuatro generaciones, en ese tiempo la aldea de los viajantes prospero y muchos hombres valientes se animaron a explorar las tierras que los rodeaban;  cazaron en los bosques del sur; navegaron y pescaron en el gran lago; hallaron tesoros en las cavernas de la noche; pero las ciénagas del norte permanecieron inexploradas, pues algo en ellas atemorizaba a los mas valientes hombres.

Un mal día, mas bien terrible, de las temidas ciénagas bajo el Grendel; la fetidez encarnada, el mal mas profano, la brutalidad del norte; arrastrando tras de si el olor de la muerte, ningún hombre era capaz de hacer le frente y ningún arma conocida era capaz de atravesar su asquerosa piel pantanosa; las flechas rebotaban de sus músculos y las espadas perdían su temple al contacto con la piel de la bestia.

Durante todo un año el Grendel saqueo la aldea; iba y venia robando comida, bebida y una que otra desafortunada doncella; cuando la gente empezaba a pensar dejar su amada aldea, del bosque del sur  surgió un héroe, blandiendo su espada envuelta en llamas doradas  se enfrento a la temible bestia, enfrascándose en una feroz batalla  la espada del héroe  fue capas de herir al monstruo, el cual huyo a la ciénaga. Semanas después el Grendel regreso y una nueva lucha fue librada; la cual termino con una nueva huida de la bestia y dejan do al héroe un poco herido.  Las semanas pasaban y el Grendel bajaba de las ciénagas;furioso y mal oliente rugía al llegar, entonces el héroe surgía del  bosque cabalgando su corcel y blandiendo su furiosa espada; pronto la batalla estallaba y corriendo de aquí para allá  combatían asta caer rendidos; entonces se retiraban a curar sus heridas para la próxima batalla.

Des pues de dos años de batallas  los aldeanos veían la destrucción en la que estaba sumida su aldea; después de la cada batalla los habitantes se dedicaban a reconstruir sus hogares y de mas lugares destruidos durante la lucha, pero cuando empezaban a disfrutar de la paz la bestia y el héroe bajaban a la aldea y destrozaban todo a su paso; siempre era así y seria así por varios meses mas asta que una noche el los lideres de la aldea se reunieron para decidir el futuro de su aldea; por un lado estaba la opción de esperar a que el héroe matara al monstruo, lo cual parecía un sueño lejano, por otro lado estaba la opción de buscar la forma de parar las batallas. Los aldeanos decidieron optar por la segunda alternativa, un noche un gran grupo de aldeanos entro en el bosque buscando al héroe; cuna la noche caía encontraron su campamento y le exigieron que se marchara, el hombre intrigado dijo que solo quería protegerlos; la multitud exigía que se fuera; el héroe dijo que no lo entendía; la gente le grito que se fuera; el hombre pidió una oportunidad mas y los aldeanos furiosos lo apedrearon y lo persiguieron en su huida asta que el herido héroe se adentro en las cavernas de la noche, de donde nunca mas se le vio salir.

En cuanto al problema con el Grendel los aldeanos trabajaron horas extras para que cada luna llena una gran carreta con comida, bebida y una desafortunada doncella esperara la llegada  del monstruo que la arrastraría  asta su ciénaga para no regresar asta la próxima luna llena.



Publicar un comentario en la entrada