martes, 8 de julio de 2014

La excursión de Agnes

Era una tarde fría cuando la niña llego al lugar sola; sus padres estaban muy ocupados como para acompañarla, los adultos siempre están ocupados, cuando vio el desde afuera las instalaciones pensó que se había equivocado de dirección pues era un edificio apenas el doble de grande que una casa promedio ¿como entrarían los animales ahí?; aun con sus dudas el letrero en la fachada le decía que no se había equivocado "Museo y Zoológico Charles Darwin"; al llegar  la entrada la  guía la  esperaba en la entrada con una amplia sonrisa en su rostro, era la primera en llegar,  saco el boleto de uno de los bolsillos de su abrigo y lo entrego a la guía.
-hola señorita, que bien que haya podido presentarse- la mujer miro  a la niña con curiosidad-¿sola?
-si, soy una mujer independiente- ambas se rieron 
-necesito el nombre de esta mujer exitosa para concluir el registro y entregarle su gafete de visitante- la chiquilla sonrió, rara vez los adultos le seguían el juego. 
-claro; me llamo Agnes  La Rouge 
-¿ Agnes La Rouge, eh?
-si-puso una mano al lado de su boca como para contar un secreto- es mi nombre de negocios- ambas  estallaron en carcajadas.

Más tarde  Agnes se encontraba en la sala de espera con su gafete prendido de su abrigo, tenia que pasar el rato asta que llegaran los  demás chicos invitados a la inauguración del zoológico; mato el tiempo leyendo las revistas que allí había. Cuando por fin se presentarnos los niños y los padres de estos la guía se dirigió a ellos para decir unas palabras antes de empezar con la visita. 

-Bienvenidos sean todos a la inauguración del Museo y  zoológico Chaarles Darwin, mi nombre es Violeta y seré su guía el día de hoy; como los adultos presentes sabrán este zoológico es el primero que se abre desde que 80 años atrás se prohibiera  a nivel mundial cualquier tipo de espectáculo con animales o cualquier tipo de recolección de los mismos(que no fuera para su conservación y reproducción); actualmente esta ley sigue vigente, pero nosotros no nos vemos afectados por ellas, pues no sacamos animales de su habitad; pero no arruinemos las sorpresas de este tour con  habladurías banas  y  pongámonos en marcha- la  guía se dirigió a una de las puertas laterales  y el grupo  de personas, entre ellas Agnes, la siguieron. La niña no podía evitar sentirse incomoda entre esas familias tan unidas, ahí era una niña extraña y solitaria, Agnes apretó los puños y siguió a la guía de cerca.

El grupo entro por la puerta a un pasillo que bajaba a medida que avanzaban por el, en algún momento doblaron en una esquina y entraron en otra puerta que los llevo a otro pasillo que decencia más, los niños empezaban a quejarse y preguntarle a sus padres "¿Donde están los animales papá/mamá?"; Agnes caminaba en silencio casi con paso marcial; al llegar a otra puerta  Violeta se detuvo frente a ella y con voz solemne dijo:  

-Esta puerta nos llevara a un lugar aun mejor que el país de las maravillas que la pequeña Alice visito en el libro- los adultos sonrieron pero la mayoría de los niños no entendieron; Agnes si entendió, había leído muchas veces ese libro.

Después de la pausa teatral de la Guía  cruzaron la puerta; la habitación era enorme, estaba vacía con  las paredes, el techo y el piso pintados de blanco y sin un lugar para sentarse o acomodarse.

-pasen al centro de la sala por favor- dijo violeta y todos obedecieron llenos de confusión 

-Primero- Violeta levanto el dedo indice con teatralidad- hablare de  la creación- el eco de su voz resonó en las paredes mientras se teñían de negro y la gravedad parecía desaparecer, todos gritaron de emoción y de miedo, Agnes se descubrió a si misma riendo como tonta a causa de los nervios mientras sus pies se despegaban del suelo. Violeta continuo:
-al principio no había nada, o eso dicen las teorías científicas, pero hubo un momento, una casualidad, en que un punto surgió en la  nada- la mujer señalo el espacio que se hallaba entre los visitantes que se habían puesto en forma  de herradura a su en torno a ella; ahí surgió un minúsculo punto de luz en la enorme oscuridad de la habitación. Los visitantes se quedaron  viendo el pequeño punto.

-si, todo lo que somos estaba concentrado en este pequeño amigo- la guía tomo entre sus manos el diminuto punto de luz- en algún momento del tiempo esta punto comenzó a expandirse- el punto de luz se expandió entre sus manos-  llego a expandirse tanto y tan rápido que podríamos decir que exploto- la esfera de luz entre las manos de violeta se fragmento como un cascaron de huevo, en un segundo estallo y se expandió por toda la habitación mientras todos gritaban.

Agnes y el grupo de gente se encontraron flotando en medio del espacio, o eso parecía,  veían las estrellas y los asteroides colisionar, crecer y morir; vieron millones de años de trabajo cósmico en unos minutos.

-El universo se expandió y se configuro a lo largo de los millones de años que siguieron a la gran explosión- continuo violeta- se formaron galaxias- tomo entre sus manos un cumulo de estrellas y los moldeo en forma de espiral- en ellas se crearon planetas- todo comenzó a crecer  asta llegar a una escala en la que todos podan atrapar un planeta entre sus manos, y así lo hicieron, un niño atrapo a venus, otro a júpiter, una niña y su padre persiguieron un cometa, un niño y su madre contaban los anillos de saturno, Agnes observo un planeta azul y enormemente diferente a los demás; Violeta lo tomo entre sus manos  y hablo:

-Esta es la tierra, nuestro planeta y hogar; y ahora cambiaremos de escala nuevamente-

En un movimiento violento todo creció una vez más;  los visitantes y la guía cayeron rumbo a la tierra, atravesaron la atmósfera y cayeron al mar.

-La vida comenzó en el agua- se podían ver pequeñas partículas en el agua que se movían de aquí para allá -conforme la vida se fue especializando cambio y se desarrollo- los chicos observaron como los animales cambiaron, pasando de criaturas parecidas a gusanos a criaturas con caparazón. Vieron extinguirse a muchos animales y a otros levantarse de las cenizas del mundo; vieron a los primeros en salir a respirar el aire en el mundo, las primeras flores, los mega insectos y de nuevo una gran extinción. Agnes estaba maravillada, al igual que el resto de los visitantes.

-ahora los reptiles tomaron su turno en la gran carrera de la vida- dijo Violeta - se desarrollaron y prosperaron, pero les llego también su turno de extinguirse, al menos a la mayoría; y  el turno siguiente fue para los dinosaurios
Los chiquillos corrieron por el mundo que perteneció a los dinosaurios, vieron enormes criaturas que algunos solo habían visto en huesos  fosilizados en algún museo de historia natural; los adultos estaban igual de encantados que los niños.

-a estas maravillosas criaturas también les llego su fin- la guía señalo el cielo

todos ahogaron un grito cuando vieron al enorme meteoro atravesar el cielo, y gritaron aun más cuando este impacto con violencia y levanto columnas de llamas y humo.  

-pero la  vida siempre florece  y cuando una rama se extingue, otra se abre camino- Agnes persiguió a un animalillo parecido a una ardilla y lo atrapo entre sus brazos, los demás niños la imitaron y proto cada uno tubo su protoardilla entre sus brazos.

-los mamíferos heredamos el mundo, nos desarrollamos y diversificamos- las protoardillas se retorcieron entre los brazos de sus captores y liberándose saltaron al centro de la herradura que se había formado de nuevo, y entre gruñidos y chillidos las protoardillas crecieron; una se transformo en un enorme mamut lanudo, otra en una jirafa, una se transformaba en lobo pero al parecer cambio de opinión se transformo en un perro pequeño, un par de murciélagos revolotearon entre el grupo,  la protoardilla de Agnes se transformo en un león y su rugido retumbo en el bosque en el que se había transformado la habitación; muchos animales empezaron a salir se la maleza, como en respuesta al llamado del león, eran un compendio de las criaturas de todas las eras.

-por ultimo- dijo Violeta, la guía- por que no juegan un rato con sus nuevos amigos- lo niños corrieron emocionados a jugar con sus animales favoritos y Agnes fue allegre como no lo fue en mucho tiempo; al terminar la excursión las paredes volvieron a ser blancas, regresaron por los pasillos a la sala de espera, todo se despidieron con mucha alegría; Agnes se fue caminando calle arriba con una sonrisa en su rostro, sabia que pronto iba a regresar.

  

 

Publicar un comentario