lunes, 29 de julio de 2013

cosas del trabajo

He estado trabajando en una empresa que se dedica a lo funerario, a pesar de que llevo unas escasas dos semanas la experiencia personal que he tenido es bastante buena; asta la fecha participe en tres velorios y sus respectivos entierros, y el acto, protocolo, de atender a los familiares es bastante apapachador, pero lo que mas me gusta el momento de trasladar el  ataúd por el cementerio asta llegar al sepulcro y depositarlo en su interior; bajar el muerto al hoyo, ese momento me produce sentimientos encontrados, por un lado siento desconcierto al escuchar y sentir la pena de la familia que perdió a un ser querido; mientras que otra parte de mi siente alegría porque no soy yo el que esta en el hoyo.


 
Publicar un comentario