domingo, 10 de mayo de 2015

Los Cuatro Enemigos

En su libro "Las enseñanzas de don juan " el autor,  Carlos Castaneda, nos habla de los diferentes husos que un chaman, don juan, le da a distintas hiervas durante sus practicas rituales; en general nos habla del mezcalito(peyote), la hierva del diablo(comúnmente llamada toluache) y el humito(una mezcla de hongos y raíces). Sin embargo el apartado que más me llamo la atención fue cuando don juan le hablo sobre los cuatro enemigos del hombre de conocimiento, los cuales explicare con brevedad en este articulo.

El miedo es el primer enemigo del hombre, y de la mujer, pues este paraliza y lleva a la inacción; el miedo no te deja avanzar, cuando tienes miedo te estancas, ¿cuántas veces no has hecho algo  o enfrentado un reto por miedo?, ¿cuántas veces has dejado pasar oportunidades por miedo, por la duda que este genera?; después te lamentas de todas esas oportunidades que dejaste pasar, de todas esas aventuras que no viviste; y quedas atrapado en los ¿y si hubiera...?

¿qué pasa si vences el miedo? si vences el miedo creces, te arriesgas y aprendes; siempre que se presenta una nueva situación, un nuevo reto, una nueva aventura que vivir o una nueva oportunidad de aprendizaje el miedo se hará presente; si aun no lo has vencido te tentara a dejar pasar todo eso, te llenaras de pensamientos negativos, dirás "no puedo" o "eso no es para mi" y poco a poco te convencerás de no aventurarte a aprender, entonces el miedo te habrá vencido. En cambio si ya lo has vencido veras en cada momento que salgas de tu zona de confort una oportunidad  para aprender y crecer más, por lo tanto no retrocederás y no dejaras que esos pensamientos influidos por el miedo te convenzan de caer en la inacción; no dejaras de sentir miedo, el siempre estará ahí, pero el día que lo venzas dejara de ser una carga o un freno para tu crecimiento pasando a ser una herramienta más del mismo.

La claridad; el segundo enemigo se genera al vencer al primero, en el libro lo llaman claridad y es algo así como un exceso de confianza, al vencer el miedo te sientes capas de hacer lo que quieras, capas de comerte al mundo, al vencer al primer enemigo  te llenas de confianza para hacerle frente a la vida, pero llega el momento en que esa confianza se transforma en soberbia sintiéndote en ese momento el amo del mundo, el que todo lo sabe, el jefe máximo, entonces uno cree que ya no hay nada que aprender, que siempre tendrás la razón y que jamas llegaras a equivocarte.

Pero todos sabemos que a la vida le gusta recordarnos que  no somos nada, que somos ingenuos ante sus vastos caminos y, sobretodo, que somos más imbéciles de lo que pensamos; por tales motivos el hombre que a pecado de dejarse segar por la claridad vivirá amargado, refunfuñando  y haciendo berrinche cuando la vida le demuestre que no tiene la razón en todo; un ser humano así buscara controlar todo lo controlable, y se sentirá capas de lograrlo, pero su claridad lo ciega tanto que no vendrá venir el fracaso; un ser humano así no sera cauteloso, no medirá riesgos y hará de todo, incluso dañar a otros, para salir de esas situaciones peligrosas en las que su exceso de confianza lo puso. Por eso dije anteriormente que el miedo al ser vencido pasa a ser una herramienta del aprendizaje pues, bajo control, te ayuda a medir riesgos y evitar que la claridad te ciegue a tal grado de pensar que ya no necesitas aprender nada más. 

Entonces, al vencer al miedo y al usar la claridad sabiamente, se presenta el poder; ya con el miedo domado y con la mente clara pero precavida tenemos la capacidad de ejercer nuestro poder, nuestra capacidad para hacer lo que deseamos sin dudar. De una criatura temerosa y llena de dudas  nos hemos transformado en un ser que hace su voluntad sin temor y con eficiencia; este poder nos llevara a donde queramos, siempre trabajando duro claro, este nos hará influir en nuestro entorno, haciéndonos resaltar o destacar; y es aquí donde el poder se transforma en el tercer enemigo de los hombres y mujeres.

El poder fácilmente puede hacer cruel al que lo ejerce porque el poder saca la naturaleza del ser humano, la parte más animal,  y a la larga el poder mismo consume al que lo ostenta; ¿cuántos poderosos son caprichosos? ¿cuántos no dudan en hacer daño por conservar su poder?, al igual que con la claridad, el poder te lleva a la soberbia y al desprecio de todo aquel que no comulga con tu punto de vista, con poder te sientes con derecho a lastimar. Entonces usas tu poder para someter, para imponerte e imponer tu punto de vista o tu estilo de vida, transformándote así en un ser cruel y caprichoso.

"Un hombre vencido por el poder muere sin saber realmente cómo manejarlo. El poder es sólo una carga sobre su destino. Un hombre así no tiene dominio de sí mismo, ni puede decir cómo ni cuando usar su poder"; uno debe entender que sin control  el poder que ha adquirido es peor que el temor y los errores, llegará un punto en el que todo se domina. Entonces sabrá cómo y cuando usar su poder. Y así habrá vencido a su tercer enemigo.

“El hombre estará, para entonces, al fin de su travesía por el camino del conocimiento, y casi sin advertencia tropezará con su último enemigo: ¡la vejez! Este enemigo es el más cruel de todos, el único al que no se puede vencer por completo; el enemigo al que solamente podrá ahuyentar por un instante."

el tiempo corre a toda prisa y se lleva nuestra vida sin piedad; mientras nos hacemos viejos el peso de los años nos encorva y  nos hace criaturas frágiles. el cuarto enemigo es invencible y nos llevara a la tumba; pero el reto que nos pone es el de la vida misma, ¿vivirás lamentando por tu vejez hasta el final de tus días? o¿vivirás plenamente hasta que te mueras con una sonrisa en tu cara?; si te dejas derrotar por el cuarto enemigo te transformaras en una criatura pequeña y frágil que pasa sus últimos años frente a la televisión o recostado en la cama; si decides luchar hasta el final la vejes no sera pretexto para dejar de reír, cantar o hacer el amor. 

si triunfas sobre estos enemigos te iras en plenitud y en sabiduría.

“Pero si el hombre se sacude el cansancio y vive su destino hasta el final, puede entonces ser llamado hombre de conocimiento, aunque sea tan sólo por esos momentitos en que logra ahuyentar al último enemigo, el enemigo invencible. Esos momentos de claridad, poder y conocimiento son suficientes." -Don Juan de Matus- Extracto de “Las Enseñanzas de Don Juan”